La magia de #CPCO6: La desvirtualización

Imagen

Este fue mi primer Campus Party, una semana llena de trabajo, de conocer iniciativas, avances, tendencias, pero sobre todo, de ponerle cara, voz y corazón a cientos de avatares, llevar al 1.o muchas relaciones que pasaron de la virtualidad a la realidad.

No tengo la experiencia para comparar este Campus Party con las versiones anteriores, por lo que simplemente contaré como fue mi experiencia durante estos 6 días, de vivir y trabajar en la arena. Para mi fue sinceramente fascinante. Fueron días en que el interior de Plaza Mayor se convirtió en un mundo paralelo en donde el tiempo no existía, donde el espacio era relativo, en donde cada persona tenía un objetivo, un interés, que curiosamente se complementaban perfectamente. 

Escuché charlas sobre Astronomía, robótica, emprendimiento, desarrollo, ciudadanía, y por supuesto de Social Media, por donde caminaba se respiraba conocimiento, nuevas ideas, creatividad. Aprendí mucho más de lo que aprendí en varios años de universidad, porque lo mejor de este tipo de eventos es que las redes empiezan a respirar y cada persona tiene algo que enseñarte.

Tuve la oportunidad de vivirlo desde la perspectiva de prensa, ese “estatus” que te da una escarapela roja y que te permite acercarte, hablar, conversar con personas que tienen mil cosas que enseñarte, pero no sólo son aquellos que están allí montados en un escenario, sino con las personas que llegaron de todo el país, personas con las que en algún momento había compartido a través de las redes virtuales, y que en una conversación cara a cara, tenían mil cosas para brindarnos.

Una de las cosas que que más me gustan de esta “nueva era” de la sociedad, es haber recordado la importancia de vivir, de trabajar en red, y eso fue lo que se vivió durante esta semana en Medellín, colegas, amigos, apasionados conectados por ideas, que se citaron en un mismo espacio para conocer, actualizarse y tejer redes.

Para mi la semana termina con casi 100 seguidores nuevos en twitter, seguidores que llegaron a la red desde lo offline, de un encuentro en el 1.0, algunos estuvieron durante el panel en el que participé como miembro del #CaféSM, otros simplemente aparecieron por mi oficina itinerante, otros los conocí sentados al lado mío durante una charla y a otros al frente de una cerveza. A todos los vi, los escuché y ahora los leo.

Hay muchas cosas por mejorar en cuanto a logística y espacios, si queremos que Medellín siga siendo la sede de este evento, de eso no cabe dudas, pero hablando con muchos campuseros, me alegra profundamente saber que los comentarios son buenos, y la mayoría rescata de esta semana lo mismo que yo: tuvimos la oportunidad de desvirtualizarnos.

A veces, por estar detrás de una pantalla nos olvidamos de la esencia de las relaciones humanas, ese placer de compartir una cerveza, un café, mirarnos a los ojos y escucharnos, aprender el uno del otro. Que sean estos escenarios para recordarnos que somos más que un mapa de bits, que somos de carne y hueso.

¡Nos vemos el año entrante en otro Campus Party! -Independientemente de la ciudad en que se realice-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s